Las personas con diabetes son propensas a tener problemas en los pies debido a que las complicaciones de esta enfermedad pueden ocasionar daño a los vasos sanguíneos y los nervios.

Por ello es necesario tomar precauciones con el calzado y los calcetines o medias para poder tener una mejor calidad de vida.

Existen ya unos consejos que no por sabidos no es necesario recordar sobre los calcetines y zapatos

CONSEJOS SOBRE LOS ZAPATOS Y LOS CALCETINES

Usar zapatos que protejan los pies de lesiones en todo momento. De otro modo, si la persona tiene problemas de visión y menos capacidad para detectar el dolor, es posible que no note cortaduras o protuberancias menores.

Proteger los pies con zapatos cómodos, que ajusten adecuadamente. Nunca se deben comprar zapatos que no tengan un ajuste adecuado esperando que éstos se estiren con el tiempo, ya que una neuropatía puede impedir que el diabético sienta la presión proveniente de calzados muy ajustados.

Controlar el interior de los zapatos en busca de áreas ásperas o pedazos desprendidos que puedan causar irritación.

Cambiar de zapatos después de 5 horas de uso en un día, para alternar los puntos de presión.

Evitar el uso de sandalias de tiras o de calcetines con costuras que puedan causar puntos de presión.

Usar a diario medias limpias y secas o medias de nylon no ceñidas, ya que éstas suministran una capa adicional de protección entre el zapato y el pie.

Elegir calcetines gruesos que no ejerzan presión y no tengan zonas de rozamiento

Usar calcetines para dormir si los pies se enfrían. En climas fríos, usar calcetines calientes y limitar la exposición al frío para prevenir quemaduras por el frío.

MÁS CONSEJOS ÚTILES

Evitar el uso de soluciones antisépticas en los pies, por ser altamente cáusticas, ya que pueden causar daños en la piel.

Quitarse los zapatos y los calcetines durante las visitas médicas para recordarle al médico que debe examinar los pies.

Evitar también la aplicación de compresas calientes o botellas con agua caliente sobre los pies. Evitar el contacto con el pavimento o con la arena caliente.

Informar de inmediato al médico en caso de ulceraciones, cambios y/o signos de infección. Se debe informar de todas las ampollas, contusiones, heridas, ulceraciones o áreas de enrojecimiento.

Visitar a un podólogo cuando hay problemas en los pies o para remover callos y partes duras; nunca se debe tratar de hacerlo con tratamientos comerciales de venta libre.

La obesidad puede impedir que la persona esté físicamente capacitada para revisarse los pies, por lo que puede ser necesaria la ayuda de un familiar, vecino o enfermera para realizar esta importante revisión

Tenga en cuenta que lo mas importante en el cuidado de los de los pies diabéticos es prevención.

El cuidado de los pies puede mejorar su calidad de vida y prevenir problemas muy serios.

Usted puede prevenir o reducir la mayoría de los problemas del pie con las recomendaciones ya mencionadas incluyendo los chequeos diarios de los pies, visitas frecuentes al medico, y el control de diabetes.

También, la perdida de peso puede reducir la presión en los pies.

Tiene que visitar su doctor una vez por año como mínimo para realizar un examen de sus pies. Si tiene problemas con sus pies, necesita hacer citas con más frecuencia.

Tenga en consideración de que si tiene una serie de cuidados al adquirir los zapatos y calcetines puede de una manera simple mejorar su sensación de comodidad en una parte tan importante como son sus pies y va a contribuir en mejorar sus movimientos y desplazamientos y asumir menores riesgos.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *